Archivos de la categoría ‘Curiosidades’

La Barrera del Sonido.

Publicado: octubre 26, 2010 en Curiosidades

En aerodinámica, la barrera del sonido fue considerada un límite físico que impedía que objetos de gran tamaño se desplazaran a velocidad supersónica. El término se empezó a utilizar durante la segunda guerra mundial, cuando un cierto número de aviones empezaron a tener problemas de comprensibilidad (así como otros problemas no relacionados) al volar a grandes velocidades, y cayó en desuso en los  años 50, cuando los aviones empezaron a romper esa barrera con normalidad.

Cuando un avión se acerca a la velocidad del sonido, la forma en que el aire fluye alrededor de su superficie cambia y se convierte en un fluido compresible, dando lugar a una resistencia mayor. Se puede apreciar en el video.

Anuncios

Levitación acústica

Publicado: octubre 14, 2010 en Curiosidades

Levitación acústica

La levitación acústica se realiza desde 1987, cuando en un laboratorio de la NASA consiguieron inmovilizar, con sonido,  un objeto dentro de un recinto. Aunque fue el año pasado cuando se consiguió elevar a seres vivos en una universidad China.

Para conseguir la levitación acústica necesitamos crear una onda estacionaria. Una onda estacionaria es la onda resultante de la superposición entre una onda emitida y la misma reflejada. Éstas ondas tienen dos tipos de puntos característicos: nodos, puntos de amplitud constante, y vientres, puntos de amplitud variable. El sonido es una perturbación que se propaga por un medio en forma de onda de presión, produciendo zonas con más presión que otras. Estas ondas de presión desplazan partículas de aire a la hora de propagarse.

Para generar la onda estacionaria necesitamos una fuente de sonido y un reflector colocado a una distancia que sea múltiplo entero de la longitud de onda, y que ésta última sea de la misma longitud que el objeto a levitar.

Durante el experimento, en China, los ultrasonidos emitidos eran de 20 mm. de longitud de onda para poder levitar a pequeños animales. Por lo general, se necesitan sonidos de una intensidad extremadamente alta, en torno a los 150dB. Para hacernos una idea, el umbral del dolor auditivo está en 140dB y un avión despegando provoca 130dB.